Menos es más, es la forma de aprovechar al máximo tu energía y esfuerzos en la vida, porque el éxito está en restar, no sumar.

El poder de restar es el secreto para lograr resultados extraordinarios.

Esta publicación trata sobre tomar un camino distinto al que recorre la mayoría, uno que ha sido recorrido previamente por otras personas exitosas, y es el que debes seguir si quieres sobresalir.

Simplemente, consiste en quitar para sumar y hasta multiplicar.

Menos es más

¿De qué se trata el concepto de menos es más que radica en el poder de restar? Déjame ponerte un poco en contexto.

En la publicación sobre enfocarse en una sola cosa, hablé sobre el poder de enfocarte en una sola cosa, la más importante, la más relevante.

¿Cuál es esa única cosa? Esa es una pregunta para la que solamente tú tienes la respuesta.

Usualmente, esta única cosa clama y grita desesperadamente en tu interior por ser liberada.

¿Por qué debes enfocarte en una sola cosa?

Sencillo, porque todos tenemos la misma cantidad de tiempo al día: únicamente 24 horas.

De estas horas, dedicamos aproximadamente entre 6 y 8 a dormir, en promedio son 7. Al ritmo rápido en el que nos movemos diariamente, dedicamos al menos una hora para comer a lo largo del día. Una hora más para alistarnos y terminar nuestra faena, nos aseamos, vestimos, etc.

Adicionalmente, podemos invertir una hora más trasladándonos hacia y desde el trabajo. Suma 8 horas más mínimo para trabajar, etc. Haciendo cálculos, te quedan con mucha suerte unas 6 horas para dedicarte a lo más importante. Cuidado, porque este escenario que presento es sumamente positivo.

Es aquí donde entra en juego el concepto de menos es más.

Si todos tenemos la misma cantidad de horas al día, ¿por qué algunas personas parecen lograr mucho más que otras?

Una pregunta obligada que puedes hacerte para ser más efectivo/a es: ¿Cómo otros hacen para lograr más, ganar más, tener más?

Cita que dice: La clave del enfoque está en el poder de restar para multiplicar los resultados, no en suma para dividirlos.

Es un sencillo tema de matemática. Restar, quitar, substraer, como quieras llamarlo, es ignorar todas las cosas que “puedes” hacer y hacer lo que quieres y debes hacer que te lleva a hacer realidad esa única cosa.

Recuerda que lo que quieres lograr es como un llamado de la vida para que cumplas la misión para la que viniste al mundo.

¿Prefieres ver el video de esta publicación?

No todo importa por igual

Cuando se trata de aplicar el principio de menos es más, primero tienes que reconocer que no todas las cosas importan por igual.

Esta regla te va a llevar a encontrar las cosas que más importan.

Una vez identificado lo más importante de todo lo que importa, debes entonces incorporas el poder de restar.

De esta forma, cuentas con una forma más estricta de conectar lo que quieres y deseas, con lo que haces.

Ambas cosas deben estar alienadas. Tu actuar debe alinearse a tu querer, a tu soñar.

Los resultados extraordinarios están directamente determinados por el grado en que puedas enfocarte.

«El mejor guerrero es el hombre promedio con un enfoque extraordinario». Bruce Lee

La manera de aprovechar al máximo tu energía y esfuerzos en la vida está en restar, no sumar. Esto es lo que produce enfoque.

La mayoría de la gente piensa todo lo contrario. Creen que para un gran éxito requieren lograr muchas cosas y que se requiere mucho tiempo.

Por lo tanto, el proceso se torna complicado. Como resultado, sus calendarios y listas de tareas pendientes están sobrecargadas y se sienten abrumadas.

Los grandes éxitos se alcanzan cuando haces bien pocas cosas, en lugar de tratar de hacer demasiadas cosas de modo regular.

Cuando haces demasiadas cosas al mismo tiempo, terminas logrando muy poco.

Para que tus logros se multipliquen, tienes que restar, no sumar.

Debes hacer menos cosas para obtener más resultados extraordinarios en un área en lugar de hacer más cosas con efectos ordinarios.

Saber elegir lo más importante es sabiduría, pero para multiplicar resultados tienes que restar, no sumar.

Imagen que muestra los signos de menos es más.

Preguntas para poder restar

¿Te interesa poner en práctica el principio de menos es más para hacer realidad tus sueños? Permíteme hacerte unas preguntas:

  • ¿Te interesa multiplicar tus resultados?
  • ¿Ya descubriste cuál es la única cosa en la que debes enfocarte?
  • ¿Qué tanta disposición tienes al enfoque versus qué tanta disposición tienes hacia la dispersión?
  • ¿Cuáles son aquellas actividades que sabes debes eliminar de tu agenda?
  • ¿Qué consecuencias tiene seguir invirtiendo tiempo en cosas que no le agregan valor a lo que es verdaderamente importante?

Para poder decir «NO», tienes que primero estar muy claro en aquello a lo que le quieres decir «SÍ».

El «NO» es el «bodyguard» o guarda espaldas que cuida de aquello a lo que le dijiste «SÍ».

Conclusión

El enfoque en solo una cosa te llevará a dedicarle un tiempo desproporcionado a practicar o trabajar en dicha cosa.

Ese tiempo invertido, finalmente se va a traducir en habilidad, y cuando la habilidad mejora, tus resultados también mejoran.

Esto es importante. ¿Sabes por qué?

Porque para que tus habilidades mejoren de forma extraordinaria se requieren aproximadamente 10000 horas de práctica.

Aquello a lo que dijiste «SÍ», esa única cosa importante, ¿la estás protegiendo?

El «Sí» requiere determinación, pero los «NO», hoy en día, requieren de coraje.

Pero, sobre todo, requieren de mucho amor hacia aquello en lo que te has decidido enfocar.

Cierro con esta cita del general George S. Patton que dice así:

“Debes ser determinado. Condúcete hacia esa cosa por la que te decidiste”.

Recuerda que para conducirte hacia esa única cosa, vas a tener que aplicar el principio de menos es más.

Todo aquello que no le agregue valor a tu única cosa, lo vas a tener que restar, eliminar, programar o delegar.