¿Conoces la diferencia entre coaching y mentoring?

Si no es así, no eres la única persona. Mucha gente no conoce las sutilezas entre ambas metodologías y utiliza los términos indistintamente. La misma duda surge en relación a la diferencia entre coach y entrenador  o a cómo se escriben términos como couch o coach, por ejemplo.

En esta entrada del blog, hablaremos de las diferencias entre coaching y mentoring, y de cómo puede una organización beneficiarse con cada una de estas metodologías en los procesos de desarrollo de liderazgo a través del coaching.

¿Qué es el coaching y qué es el mentoring?

A continuación, te voy a presentar las diferencias básicas entre el concepto de coaching y el de mentoring, así como las funciones de un coach y un mentor.

¿Qué es el coaching?

La International Coaching Federation (ICF), capítulo de España, nos brinda la siguiente definición de coaching:

«El coaching profesional se fundamenta en una asociación con un coachee en un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional.»

Siendo el coaching más inspirador, que directivo, brinda herramientas que sirven de guía para el desarrollo de habilidades y competencias en las personas.

Esto a través de procesos conversacionales enfocados en objetivos y el logro de metas.

Además, el coaching libera el talento personal en función de un puesto para ponerlo al servicio de los beneficios que busca la empresa en términos de rendimiento. Eso sin dejar de lado al equipo que acompaña a un líder en el logro de objetivos del negocio.

¿Te gustaría conocer más sobre los procesos de coaching y liderazgo empresarial?

Dos manos sostienen un letrero de dice Coaching y cubre el rostro de la persona que lo sostiene.

Antecedentes del coaching

Para ampliar sobre tus conocimientos sobre la consolidación del coaching como profesión, permíteme brindarte más información.

Te recomiendo revisar el artículo sobre cuál es el origen del término coaching, así como el origen deportivo del coaching y los cuatro elementos clave del coaching.

¿Qué hace un coach?

De acuerdo con los estándares de la ICF, los coaches no les dicen a sus clientes qué se debe hacer, ni cómo deben hacerlo.

Más bien, hacen preguntas que permiten a sus clientes ampliar su conocimiento y obtener claridad.

También usan herramientas que impactan en la capacidad de pensamiento crítico para lograr objetivos.

Para responder a cuál es el papel de un coach, podemos decir que el trabajo de un coach es “descargar el genio del cliente”.

En otras palabras, un coach hace preguntas que generan reflexión y logran descargar dichos entendimientos a la conversación con el fin de facultar el éxito.

Un coach guía a su coachee a través de una metodología basada en preguntas que le permite generar cambio y aprendizaje.

Esto lo logra a través de la creación de estrategias, la identificación de recursos, desarrollo de habilidades y la superación de obstáculos en el camino.

Eso sí, siempre despertando el interés propio del coachee con el fin de inspirarlo a la acción en función de un objetivo bien definido.

Un coach cuenta con un entrenamiento basado en función de las 8 nuevas competencias de coaching de la ICF, cuyo objetivo es facultar a las personas a mejorar sus procesos de pensamiento con el propósito de facilitar el logro de los objetivos que pretenden alcanzar.

Una mano escribe en un vidrio la palabra Beneficios.

Beneficios del coaching para la organización

Entre los beneficios que el coaching aporta a las personas en las empresas están:

  • El coaching es una herramienta rápida y eficaz que guarda relación con el desarrollo de habilidades y el logro de objetivos.
  • Un coach guía a las personas con técnicas que generan cambios y resultados para adecuarlas a las nuevas necesidades de un equipo. También las orienta en la promoción hacia una nueva función o cuando son asignadas a otras áreas de trabajo dentro de las empresas.
  • Un programa de coaching eleva el compromiso de las personas, uno de los mayores retos de los departamentos de recursos humanos.
  • Libera las habilidades de innovación en las personas dentro de las empresas a corto plazo.
  • Impacta en el modelo de gestión de las relaciones y habilidades de comunicación de una persona con su equipo.
  • Potencia el rendimiento o desempeño de una empresa mediante el desarrollo de la persona en función de su área de trabajo en particular.
  • Mejora la relación vida y trabajo a nivel del personal, una necesidad que figura entre los cambios más urgentes y necesarios hoy en día.

¿Qué es el mentoring?

Según Wikipedia, la mentoría es una relación de desarrollo personal en la cual una persona más experimentada o con mayor conocimiento ayuda a otra menos experimentada o con menor conocimiento.

La persona que recibe la mentoría ha sido llamada tradicionalmente como protegido, discípulo o aprendiz, también mentee.

La mentoría no es tan orientada a un objetivo o meta como el coaching, pues en un proceso de este tipo las conversaciones pueden versar sobre temas muy variados.

El mentor también suele tener una amplia experiencia en aquello que necesita reforzar el mentee.

Esta es una de las razones por las que la mentoría ha ganado mucho terreno a nivel empresarial.

Dos manos están colocadas sobre los bordes de una libreta que dice mentoring sobre un escritorio.

Antecedentes de la mentoría

En la entrada sobre qué es coaching, abordo más las diferencias entre coaching y otras profesiones. No obstante, también ahondo en las relaciones entre los conceptos de coaching y mentoring.

Ahí explico que la mentoría tiene su origen en la mitología griega, en la que, según se dice, Ulises, antes de partir hacia Troya, confió su casa y la educación de su hijo Telémaco a su amigo Mentor. “Cuéntale todo lo que sabes Mentor”, dijo Ulises, y fue así como, sin ser consciente de ello, estableció la actividad de mentoría o mentoring.

Por lo tanto, el desarrollo del mentoring parte de un punto de vista distinto al coaching, donde más que similitudes, vas a encontrar diferencias.

Por ejemplo, un mentor empodera con lo que dice, el coach faculta mediante sus preguntas.

¿Qué hace un mentor?

El mentor es alguien con más experiencia, que aconseja y proporciona un modelo a un mentee, término similar al coachee, quien trabaja con un coach.

Los mentores tienen experiencia en el mismo campo que el profesional al que están mentoreando o asesorando.

Es su trabajo «subir el genio del cliente«. Es decir, si en el coaching se descarga el genio del coachee, en el mentoring se sube o eleva el genio del mentee mediante de los comentarios sobre las experiencias del mentor.

Utilizar la figura de descargar y subir información, es un tema útil para comprender la relación entre coaching y mentoring.

Por consiguiente, un mentor se especializa en enseñar y compartir su experiencia, así como en transmitir conocimientos en función de la necesidad específica de su aprendiz.

En mentoring, el mentor es más directivo y brinda información, directrices, entrenamiento, técnicas en áreas de interés del mentee.

Esto lo hace con el único fin de aumentar las probabilidad de éxito y el logro de resultados.

Una mano escribe en un vidrio la palabra Beneficios.

Beneficios del mentoring

Entre los beneficios del mentoring para las personas de una empresa, podemos mencionar:

  • Brinda a un mentee o alumno consejos útiles para el logro de algún objetivo en su área.
  • Eleva los niveles de confianza de la persona para la gestión del negocio.
  • Desarrollo de competencias estratégicas para lograr un objetivo.
  • Mayor comprensión y conocimientos para enfrentar retos bajo la compañía de alguien con experiencia previa.
  • Desarrolla en la persona más eficiencia en el logro de metas y resultados.
  • Entre las funciones del mentoring está la formación de vínculos con los demás en un equipo, para potenciar el éxito a corto plazo.
  • Ayuda a la persona a mejorar la relación entre trabajo en la empresa y vida personal.
  • Visión global de las áreas estratégicas de la empresa que más impacto tienen en los objetivos y procesos de negocio.

La mano de un ejecutivo estrecha la mano de un robot.

El futuro del coaching y mentoring

En un artículo sobre el futuro del coaching corporativo, hablo sobre cómo la tecnología ha hecho que el coaching cambie a ritmo vertiginoso. Lo mismo sucede con estas dos habilidades.

Hoy en día, más que analizar las diferencias entre coaching y mentoría, se hace necesario verlas dentro de un área de trabajo complementario.

Dado que la agenda de un proceso de coaching empresarial se centra cada vez más en la estrategia corporativa, podemos esperar que estos dos roles converjan cada vez más.

Investigaciones llevadas a cabo por el Center of Creative Leadership, plasmadas en su programa The Future of Corporate Coaching, afirman que los ejecutivos quieren aprender habilidades de los mejores, y están hambrientos de contar con un coach con experiencia en su nivel y en su industria.

Como resultado, es natural que un coach tenga que flexionar su estilo, sabiendo cuándo un cliente necesita de él/ella como coach y cuándo le necesita como mentor.

Alternar entre el coaching y el mentoring

Cuando un coach usa el “sombrero de mentor”, está compartiendo su propia fórmula ganadora con el coachee, como si fuera su alumno.

No obstante, alternar entre ambas profesiones requiere maestría.

No es fácil para un mentor guiar al cliente para que descubra sus propias respuestas a partir de la propia experiencia de otro.

Además, luego se requiere pasar del rol de mentor al de coach.

Esto es importante, porque los clientes más exitosos entienden la importancia de liderar desde un lugar de autenticidad.

Ellos quieren aprender de sus mentores, en lugar de convertirse en una copia de ellos.

Es aquí donde el coach aporta el condimento de creatividad y autenticidad para generar respuestas propias sobre las recomendaciones compartidas.

Conclusión sobre la diferencia entre coaching y mentoring

Como conclusión, diría que la diferencia entre coaching y mentoring es significativa.

Son conceptos distintos que necesitan integrarse al caso particular de cada cliente.

Sería como decir: «¿cuál es la diferencia entre el sol y la luna?». Ambos son esenciales para que la vida exista en la Tierra.

De hecho, está claro que sin uno u otro no podríamos sobrevivir en nuestro entorno profesional.

Por lo tanto, los retos del mercado exigen flexibilidad en los coaches para alternar entre la metodología del coaching y mentoring.

Podemos decir que hoy en día, más que cuál es la diferencia entre coaching y mentoring, debemos preguntarnos cómo se puede complementar una metodología con la otra.